lunes, 14 de enero de 2013

Fin

Y ya no se en que creer. Solo espero que algún día me alegre de este adiós. Solo espero que pronto cambie esta angustia. O quizá no. No sé si quiero olvidar lo que siempre quise ser. Tampoco se si siempre quise eso, o solo quise amoldarme a lo que tu soñabas tener al lado. Me he llegado a preguntar si alguna vez quise algo de verdad, ¿caprichos? no, a ti te ame. He luchado hasta el ridículo. Cuando pienso en todo lo que me queda por delante me lamo las heridas, quizá solo sean cinco años confusos.  Quizá no me queda tanto por delante, yo lo elijo. Aunque siempre elijo mal. Pero detente, son cinco años... uno detrás de otro, con dolor de tripa, enamorado de la misma piedra. Recogiendo la piedra con la que tropecé, poniéndola de nuevo a mis pies, para volver a caer. ¿Realmente fui feliz? los primeros meses, hasta que pusiste tus manos en mi cuello. Pero me confunde saber que quiero. ¿Quiero avanzar o seguir llorandote?. Debería odiarte. No. Debería olvidarte. Quizá esta no sea la salida natural para mi talento. Quizá no tenga talento. Esta derrota cerril e injusta me ha hecho descartar todos mis sueños como mios. Eran tuyos, quizá hasta nuestros. Espero volver la mirada atrás y ver que esta angustia me hizo más fuerte. ''Tratar a la derrota con la misma entereza que al triunfo'', me pone triste, me veo incapaz. O quizá si, porque los dos me llevan a los extremos. Quizá los extremos se toquen. Yo te toque. Echo mucho de menos tocarte.  Y si fuese imposible volver a hacerlo nada tendría sentido. Solo quiero no volver a pensar esta ultima frase. Solo quiero saber que quiero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada