sábado, 3 de septiembre de 2011

Picasso, cualquier cosa menos racional

“Una vez le pegunté a Pablo por qué era tan malo con Sabartés, su leal secretario, que lo veneraba. Picasso respondió: ‘Sólo soy malo con la gente que amo. Con la gente que no me importa, soy amable’. Típico de él: lo que hacía era poner a prueba nuestro afecto. Todos los días tenía que enzarzarse en algún combate y ganarlo.” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada